Ver Horarios Laborables | Terapia en Inglés
contacto@terapiaboutique.com | (809) 533-5338 |

Escritos

Informaciones, Noticias & Más
17
Dic

La presión social (especialmente en las redes sociales)

untitled-2Cuando pensé escribir sobre este tema vinieron a mi muchas ideas; desde buscar estadísticas mundiales de organizaciones internacionales que estudian el comportamiento humano, estudios antropológicos y análisis de la Pirámide de Maslow, hasta entrevistar algunas personas que interactúan de manera continua en las redes sociales. Estaba procurando darle un carácter científico a lo que aquí escribo, hasta que me llego la mejor idea de todas; recordé del cuento El traje nuevo del Emperador del cuentista Hans Christian Andersen.

¿Lo conocen?, sino lo conocen, búsquenlo, es uno de mis favoritos. Trata de un emperador que queriendo salirse de lo común, mando a hacer un traje diferente, único y que pudiera lucir con elegancia. No les voy a contar el cuento completo, solo les diré que era un traje invisible, y que todo el pueblo alababa, aunque no podía ver.

En el cuento podemos ver el comportamiento de las masas, la influencia del entorno en nuestras opiniones, y como, sin darnos cuenta caemos en la repetición de patrones y el borreguísmo.

Caer bien, encajar y el sentido de pertenencia son deseos innatos del ser humano, queremos ser aceptados, y para esto creemos que la única manera de lograr este objetivo es “Parecernos a los que nos rodean”.

Y no es que este mal comportarse de manera “correcta”, ni tampoco juzgo a quienes procuran ser parte de la manada, (aunque a veces ni cuenta se dan de para qué ni porqué hacen lo que hacen), todo lo contrario, mi intención única con este escrito es colocar una mirada compasiva ante esta realidad.

presion-socialAl igual que las personas del pueblo del emperador, muchos nos sentimos forzados a hacer y tener para poder ser parte de la sociedad en la que vivimos. Como les decía anteriormente, no se trata ni siquiera de un comportamiento calculado ni analizado previamente, simplemente lo hacemos, y a veces solo por no quedar fuera del grupo.

Recientemente, me decía a mí misma, (hablo mucho conmigo) que debe ser muy difícil ser adolescente en esta época. ¿Han pensado en la competencia que existe actualmente?: Que quién tiene el último modelo de celular, o quién se maquilla mejor, o tiene el cuerpo con más curvas, que la rutina del gym, que tener que ser orgánico-tree lover- trendy-shoe lover-bendecido-hijo favorito de Dios- Green Juicy lover- Selfies expert… (Los nombres en inglés los he usado a propósito)

Estrenar todos los fines de semana, beber lo más caro, estar en el concierto del artista que está más pegado, aunque solo te sepas una canción (y a medias) … ¡UFFF!!! Me cansé. ¡Cuántos requisitos para poder ser parte de quienes son populares!…  Además, como si lo anterior fuera poco, tener un número de seguidores (En las redes sociales) que muestren al mundo lo interesante que es tu vida.

Yo pienso, y esa es solo mi opinión, que se nos está pasando un poco la mano. No sé si saben que el número de suicidios avisados en Facebook ha aumentado en el último año, y la edad de quienes tienen tendencias suicidas ha disminuido.

Nosotros, los adultos, necesitamos empezar por dar el ejemplo. Les propongo que hablemos con nuestros hijos, sobrinos, y niños allegados a nuestro corazón, de lo que realmente importa:

Hablémosles de la vida, de la real, de esa que pasa ante nosotros y ya ni la notamos. Contémosles de nuestra niñez, de cómo jugábamos, de cuanto nos divertíamos. Digámosles historias interesantes que vivimos, aunque fuese a través de la vida de otros. Que sepan que temíamos, que nos daba vergüenza hacer o ser tal o cual cosa, que ellos sepan que no nos sentíamos tan adecuados cuando teníamos su edad. Compartamos con ellos nuestras aventuras, dichas y desdichas, todo lo que fuimos experimentando mientras crecíamos.

Lo esencial es invisible a los ojos, aprendimos en El Principito. Y es que lo que realmente importa no tiene nada que ver con lo que otros puedan opinar, nuestro mayor legado a esta sociedad que nos releva es pasarles la antorcha de la honestidad, de la autoestima, de la confianza en nosotros mismos. Ayudemos a nuestros jóvenes a lidiar con el qué dirán, a no ofenderse por cualquier cosa, a bajar el nivel de dramas. Enseñémosles a que ser único e irrepetible es una condición que nace con cada uno de nosotros, y que no importa que no siempre caigas bien, lo importante no es la que tan famoso eres, lo que si tiene relevancia es que tanto te respetas.

 

Escrito por:

jissell

Jissell Espinal
Coach
Cuentoterapeuta
Motivadora
Conferencista & Entrenadora Corporativa
www.jiselleespinal.com
info@jissellespinal.com

Facebook_icon instagram-xxl twitter-xxl

Dejar un Comentario