Ver Horarios Laborables | Terapia en Inglés
contacto@terapiaboutique.com | (809) 533-5338 |

Escritos

Informaciones, Noticias & Más
05
Nov

La capacidad de perdonar: señal de madurez y amor propio

Photo credit: tengoseddeti.orgA lo largo de nuestra vida nos vemos en una necesidad de interacción constante con los demás. Desde pequeños estamos en contacto con todo aquello que nos rodea, es en ese intercambio de emociones, experiencias y sentimientos primarios que se va forjando nuestro  carácter que junto a las bases biológicas de temperamento conformaran la personalidad adulta.

El exponernos a un constante “dar y recibir” nos hace vulnerables a descubrir nuestras carencias y debilidades, y de igual forma las de los demás, de quienes muchas veces no recibimos aquello que esperamos y al verse decepcionadas aquellas expectativas terminamos heridos. Dichas heridas que pudiesen ser fruto de traiciones, engaños, desilusiones, burlas, abandono o cualquier tipo de acción que nos haya lastimado, se convierten en sentimientos de ira, rabia, rencor, tristeza, angustia y una baja autoestima que nos lleva por la vida con una especie de carga muy pesada que no podemos ver pero que si sentimos.

Cuando hablamos de perdón no a todos les resulta sencillo, pues aunque tengamos el deseo de hacerlo, el dolor y la rabia nos puede traicionar y aunque todos somos capaces de perdonar no podemos olvidar que es un proceso individual que puede tardar mucho, sobre todo  en personas con poca madurez emocional y baja estima.

Desarrollar la capacidad de perdón

Primero se debe entender la necesidad del mismo y lo liberador que resulta para quien lo practica de corazón (algo que no se forza), hay que entrar en contacto con aquel hecho, historia o persona que nos hirió (a veces nosotros mismos) tantas veces sea necesario no para analizarlo ya que resulta más doloroso pero si para que nos muestre aquello que necesitamos aprender antes de soltar.

Hay que ser lo suficientemente madur@ para entender que hay muchas cosas, hechos, acciones en los demás que no dependen de mi lealtad o mi amor brindados, que no debo pretender que nada ni nadie me falle pues tampoco yo soy infalible.

También se debe poner límites, a esa persona, historia, recuerdo o pasado doloroso para que no siga lastimándome. Perdonar no significa caer reiteradamente en una actitud masoquista.

Y finalmente, para perdonar debo amarme a mi mism@ y confiar en mi, solo así comprenderé que nadie tiene la función de rescatarme, afianzarme, validarme o hacerme feliz porque esa responsabilidad es solo mía. Entonces, le quito poder al otro sobre lo que soy y aunque en algún momento pueda herirme, no me quedo estancad@ emocionalmente.

 

2016-06-23-photo-00000013-e1475785804543Lic. Zuleyma Rosario
Psicologa Clinica
Máster en Terapia Familiar
Especialista en Duelo y Trauma
Terapia de Interacción Padres e Hijos -Discapacidad (PCIT)-
(809) 533-5338

instagram-xxl twitter-xxl

Dejar un Comentario