Ver Horarios Laborables | Terapia en Inglés
contacto@terapiaboutique.com | (809) 533-5338 |

Escritos

Informaciones, Noticias & Más
10
Jul

El mobbing o acoso moral en el trabajo

mobbing-am-arbeitsplatz-1280px-854px2

Photo credit: blog.maestrotvsnte.mx

La palabra “Mobbing” deriva del término ingles “To Mob” cuyo significado en castellano sería el de una multitud que rodea o asedia a alguien en específico a una persona bien sea en forma amistosa o en forma hostil. El origen de esta palabra describe una acción colectiva frente a un individuo, y curiosamente no siempre de modo negativo. El Mobbing es una forma de violencia discriminatoria hacia una determinada persona por parte de sus superiores o el resto de compañeros que afecta por igual a hombres y mujeres de todas las edades causando la destrucción psicológica. La referida violencia discriminatoria encierra un objetivo, se enfoca en intimidar, reducir, amedrentar, consumir emocional e intelectualmente a la víctima, con la finalidad de eliminarla laboralmente. Lo cual significa que puede llegar a ser causa de despido, del abandono voluntario del trabajo y puede llegar hasta provocar el suicidio de la víctima[1].

 

La Doctora Marie France Hirigoyen en su obra “El Acoso Moral”, establece que toda conducta abusiva y especialmente, los comportamientos palabras, actos, gestos y eventos que atente, por su repetición o su sistematización, contra la dignidad o la integridad psíquica o física de una persona, poniendo esta en peligro su puesto de trabajo o deteriorando el ambiente laboral.

 

Para identificar la ocurrencia de un caso de Mobbing o Acoso Moral se requiere la reiteración de 5 elementos importantes para evaluar que darán origen al referido fenómeno: A. Conductas Hostiles. Se trata de conductas hostiles reiteradas de poca intensidad pero que en su conjunto dan lugar a una situación de violencia silenciosa grave para el trabajador.  B. Puede ser un Individuo acosador o por un Grupo de acosadores. El Mobbing o Acoso Moral en el trabajo puede llevarse a cabo por un individuo o por un grupo. C. Abuso del Poder del Supervisor. Por parte de empleador quien tiene a su mano el poder de supervisión ante el trabajado, siendo el primero (Empleador) un sujeto activo del acoso el cual puede de modo combinado ejecutar el hecho con auxilio de los compañeros de trabajo como de subalternos o por otras personas que desempeñen alguna función dentro del ámbito laboral. Y el segundo (Trabajador) un sujeto pasivo que es vulnerada su condición por su supervisor o un grupo de ellos ocasionándole una serie de daños tanto psíquicos como físicos. En muchos de casos este fenómeno está vinculado a los rasgos de la personalidad del sujeto activo del acoso[2].D. Un Conjunto de Acciones. Un conjunto que conforman un proceso que lesiona bienes jurídicos legalmente protegidos por el ordenamiento jurídico. El acoso lesiona la dignidad, el honor, la intimidad y la integridad física o psíquica del trabajador. Se trata de los derechos de las personas en este caso del trabajador protegido por la ley suprema nuestra constitución. E. Susceptible de Causar Daño. El daño moral inminente  que en muchos de los casos el trabajador contrae en enfermedades psíquicas o físicas que son producidas bajo el acoso padecido. El trabajador podrá reclamar la indemnización para la reparación del daño sufrido durante la relación de trabajo a raíz del proceso de acoso. En nuestra legislación, la obligación de reparar el daño surge las normas de derecho civil relativas a la responsabilidad, que se establecen que todo daño ilícito debe reparase, así como la ley laboral contempla la posibilidad de demandar en daños y perjuicios si existiese algún daño ocurrido en ocasión de la relación laboral.

 

Según el profesor Manuel Correa Carrasco, el concepto jurídico de acoso moral en el trabajo debe integrar a toda conducta (activa u omisiva), llevada a cabo en el contexto de una relación laboral o de servicio, consistente en ataques reiterados y sistemáticos de carácter degradante, que tiene como finalidad atentar contra la integridad moral de una persona, siendo susceptible, además de provocar daños de naturaleza psíquica, física, patrimonial y perjudicar gravemente la empleabilidad de la misma[3]. “La comisión de asuntos sociales de la Asamblea Nacional Francesa había escogido una definición amplia para introducir la noción de Acoso Moral en el Código Laboral. Ningún asalariado debe sufrir las conductas repetidas de acoso moral por parte de un empresario, de su representante o de todo aquel que abuse de la autoridad que le confieren sus funciones [y que tienen] por objeto o como efecto un atentado contra su dignidad y la creación de condiciones de trabajo humillantes o degradantes”[4]. De nuestro país el  Profesor Manuel Ramón Herrera Carbuccia, Juez Presidente de la Sala Administrativa, de Tierras y Laboral de la Suprema Corte de Justicia de la República Dominicana: es de criterio al igual que un sector de la doctrina que “Excepcionalmente un sólo acto hostil bastará para acreditar el acoso laboral. La autoridad competente apreciará tal circunstancia, según la gravedad de la conducta denunciada y su capacidad de ofender por sí sola la dignidad humana, la vida e integridad física, la libertad sexual y demás derechos fundamentales”. En nuestro país “El Instituto Nacional de Higiene y Salud en el Trabajo influido por la definición de Leymannn sostiene que el mobbing es aquella “situación en que una persona o grupo de personas ejercen violencia psicológica extrema de forma sistemática (una vez por semana, como mínimo), durante un período de tiempo prolongado (más de seis meses) sobre otra persona en el lugar de trabajo, respecto de la que existe una relación asimétrica de poder[5]. Desarrollar el Mobbing o Acoso Moral hace imperativo determinar lo contemplado en el convenio 111 de 1958 suscrito por los países signatarios de la OIT, el cual contempla la cláusula del Principio de la No Discriminación e Igualdad.  La comisión europea del 14 de mayo del 2001 define el Mobbing o Acoso Moral como el comportamiento negativo entre los compañeros o entre superiores e inferiores jerárquicos a causa del actual el afectado es objeto de acoso y ataques sistemáticos y durante mucho tiempo, de modo directo o indirecto, por parte de una o más personas, con el objetivo y/o el efecto de hacerle el vacío. El tema de los derechos fundamentales de los trabajadores es uno de los más controversiales dentro de la Teoría General del Derecho del Trabajo. El reconocimiento de estos derechos ha sido producto de una larga lucha que se inicia prácticamente con el surgimiento de la revolución industrial cuando el trabajador asalariado toma conciencia de su condición.  En el Derecho Constitucional es considerado el acoso como una lesión a los derechos fundamentales así como el Derecho Internacional el acoso es considerado una lesión a los Derechos Humanos. Estos derechos son de gran importancia para los trabajadores específicamente en su configuración de instrumentos colectivos pues, siendo derechos de los trabajadores individuales, solo se ejercen de manera efectiva colectivizándose.  Al lado de estos derechos específicamente laborales encontramos otros que, si bien no son ejercidos exclusivamente por los sujetos de la relación de trabajo, adquieren un contenido o dimensión laboral dentro de las ejecuciones de los servicios convenidos en el contrato laboral. Estos derechos son denominados derechos inespecíficos es decir, aquellos derechos atribuidos con carácter general a los ciudadanos que, al mismo tiempo son trabajadores y por lo tanto, se convierten en verdaderos derechos laborales por razón del sujeto y de la naturaleza de la relación jurídica en que se hacen valer. “Es importante resaltar que el acoso laboral en los tribunales colegiados puede manifestarse en cuestiones tan sutiles como la asignación de casos más complejos al acosado, la asignación de mayor cantidad de días para subir a audiencia, la asignación de mayor cantidad de audiencias los días que le corresponde subir al juzgador acosado, así como la hostilidad en las deliberaciones, el sabotaje del quórum para deliberar y fallar los expedientes asignados al acosado, la interceptación de su comunicación personal, y la exclusión y falta de comunicación de las actividades propias de la institución, con la finalidad de aislar al acosado a fin de que parezca una persona indisciplinada y poco comunicativa, no comprometida con los objetivos de la institución, o enemiga de la cúspide del Poder Judicial. La negación de permisos y licencias, o la ausencia de documentación o registro de los permisos otorgados a los demás miembros del tribunal colegiado como premio por su colaboración en el acoso contra la víctima. Todas esas acciones son favorecidas por la ausencia de un manual de procedimiento que regule las actuaciones internas y la interrelación de los jueces en el ejercicio de sus funciones en los tribunales colegiados“. En lo particular, deja mucho que decir la ocurrencia de estas situaciones a todos los niveles nos refleja que estamos ante una situación de alto impacto en el ambiente laboral. En esta primera entrega, concluimos dejándoles saber la existencia de éste fenómenos en todas las instancias y niveles, que su presencia se configura con la acumulación de conductas que en forma aislada carecen de significación, pero que en su conjunto conforman un proceso violento que lesiona bienes jurídicos protegidos por el ordenamiento jurídico como son la dignidad del trabajador, integridad física o psíquica susceptibles de ser violentados. El acoso moral como bien lo manifestamos implica daños a la persona en el trabajo y a los derechos fundamentales relativos al trabajo enunciada en las diferentes constituciones de Iberoamérica. La mayoría de los países no tienen legislación específica, solo algunos, los cuales mencionamos, y en la actualidad estamos frente a un impacto legal laboral, por lo cambiante de la realidad laboral, y las relaciones individuales y colectivas de los sujetos de los derechos laborales, lo cual hace que impere la promulgación de nuevas leyes relativas a la violencia laboral. Las actuaciones de respuestas al acoso no deben ser sólo de sanción, sino también de prevención, deben existir previsiones sobre el acoso, lo cual implica modos de adecuación diferentes en la organización de la estructura. Asimismo, establecimos y concluimos que el acoso causa efectos graves en la estructura organizativa de la empresa a lo interno, y externo, en la imagen que presenta esa corporación en la sociedad, perdiendo credibilidad en sus empleados así como en los usuarios del servicio. Es un fenómeno a nivel mundial, su inobservancia afecta al entorno del trabajador, eleva los gastos sanitarios y económicos de la seguridad social dividida a las diferentes patologías que la ocurrencia del acoso pueda provocar. El respeto a los principios fundamentales debe ser prioridad en las empresas, recordemos que antes de ser trabajadores somos humanos y ciudadanos, por lo cual la integridad, la dignidad deben ser garantizadas a cada ciudadano de una nación. ¿Está nuestro país preparado para detener el acoso…cuenta con las herramientas para prevenirlo… erradicarlo…? Nosotros somos la fuente para hacer despertar a los sujetos del Derecho del Trabajo que lo puedan ver y crear mecanismos para detener su propagación colectiva.

 

IMG_0637

 

Gloria I. Bournigal P., MA

Magister en Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), Postgrado en Comercio Internacional de la Universidad APEC, Licenciada en Derecho de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM).

Facebook_icon

  

 

[1] MENA, Carla, Trabajo “El Mobbing o Acoso Moral en el Trabajo” en el Congreso Internacional de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Memorias y comunicaciones Revista del Derecho del Trabajo, 2008, Pág. 596

[2] Los sujetos activos son definidos por los psicólogos y psiquiatras hacienda referencia a individuos <<PERVERSOS>> con deseos de controlar o dominar a otros de causar daños bajo un sentimiento frustrado descargados en los demás. En este caso bajo el detonante de tener bajo su mando a un grupo de trabajadores. Esto también combinado con la competencia, el deseo de poder, la envidia son algunas de la motivaciones de estos individuos perversos.

[3] Correa Carrasco, Manuel. El concepto jurídico moral en el trabajo en el libro acoso moral en el trabajo. concepto, prevención, tutela procesal y reparación de daños. Thomson-Aranzado, Madrid, España, 2006, pág. 84

[4] M. R. Herrera Carbuccia,  “Repensando el Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en el siglo XXI y su incidencia en las Relaciones Laborales. Congreso Internacional de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social 17, 18, 19 y 20, Febrero 2010. In memoriam Ex presidente Dr. Rafael Caldera Rodríguez. Pág. 3.

 

[5] Rojas  Rivero, Gloria P. Delimitación, Prevención y Tutela del acoso moral. Editorial Bomarzo, primera  edición, 2005, España, pág. 50.

Dejar un Comentario