Ver Horarios Laborables | Terapia en Inglés
contacto@terapiaboutique.com | (809) 533-5338 |

Escritos

Informaciones, Noticias & Más
01
Abr

El Amor en la tercera edad

Es uno de los amores más bellos y puros. Este tipo de amor es ya ha pasado todas las pruebas de fuego.

El amor de adolescente se basa en hormonas, neurotransmisores y una parte química muy importante, es un amor de tipo Romeo y Julieta, los jóvenes entienden que se vale todo por amor. Ellos lo sufren grandemente, entran en crisis, ansiedades, tristezas y sienten que su vida se les acaba si algo pasa. Más adelante en la etapa del ciclo vital del individuo, va llegando a un amor con más compromiso y responsabilidad, un amor más “estable”. Como comenta el autor Walter Riso cuando habla de las etapas del amor, Pasamos de la etapa de Eros a la Filia. Amor más real, y estable en el tiempo.

Llega la etapa de una relación más seria y real, aquella en la que se involucran los padres y la familia, en la que se forma un hogar. Es la etapa del amor de “adultos” que por ser de adultos entendemos que debe fluir y ser más madura, pero en esa etapa los terapeutas de familia y pareja vemos toda clase de situaciones, donde no se manejan necesariamente con la madurez que se supone que es propia de esa etapa.

Hoy en día en ese momento se toman decisiones drásticas y si algo pasa en la relación de pareja se toman decisiones impulsivas que son inmaduras de acabar con lo que comenzó lleno de ilusiones y un para siempre que termina en “siendo hasta que se cansaron.”

No obstante, hay quienes luchan de manera saludable por su relación, siempre que hay amor de ambos lados. Esa relación se basa en muchas cosas y para cada pareja la receta de una relación de amor duradera tiene diferentes ingredientes. De los que he visto en terapia que han ayudado y ayudan a la pareja son: Respeto, admiración, desarrollo de cada uno y en pareja,  la complicidad, creatividad, metas y sueños en conjunto.

Cuando una pareja es capaz de pasar las diferentes etapas de su ciclo vital de manera sana, llega a la etapa donde puede experimentar el amor en la tercera edad. Es la etapa donde ya pasaron de ser novios, a esposos, a padres, en algunos casos a vivir el nido vacío, cuando los hijos se van, luego ser abuelos y otros bisabuelos.

Cuando llega esta etapa muchas cosas cambian y ese amor carnal se transforma en otro tipo de amor. No crean que no hay pasión, pero no es tanto de sexualidad animal, sino de sexualidad más profunda, más de los sentidos, se da mucho la una sexualidad de caricias y que tu pareja realmente sienta placer, no solo coital, sino de todas las formas en cómo se han expresado a lo largo de su vida juntos.

La sexualidad deja de ser: como yo siento placer para mí, es más para el otro. Para los que creen que los envejecientes no tienen sexualidad, pregunten que pasan en los asilos de noche, muchos viejitos se pasan para la habitación de sus compañeros para vivir esa sexualidad, que muchas veces no es más que dormir acurrucados o agarrarle la mano a ese ser querido.

El amor en esta etapa es de cuidado, de si te recordaste de tomarte la medicina, sino yo te la doy, de un masajito, de que si no puedes caminar bien yo te ayudo, de si tú no puedes leer yo te leo o si ninguno de los dos podemos yo te recito, te hago historias, hablamos del pasado, es un amor de paciencia de mucha paciencia, pero sobre todo de estar presente aún si los oídos ya no tienen la capacidad de oír o si el envejeciente ya no recuerde.

Aquí me quiero detener pues son muchos los casos de amor en la tercera edad donde se vive demencia senil, algunos normales por la edad y otros por otras condiciones médicas, como Alzheimer, entre otras que nos ocurren mientras cumplimos los años dorados.

Amor es cuando ya tu pareja no te recuerda y aun así lo cuidas y lo amas con todo tu ser. Cuando le debes repetir varias veces lo mismo, cuando ves que no reconoce a un hijo o un nieto, o no se recuerda quien se casó y quien es su vice nieto, cuando no sabe si comió y tal vez le acabas de dar la comida y te dice que no le has dado comida, cuando te habla fuerte o mal por la propia agresividad de la condición y aun así lo tratas con amor.

Concluyo este escrito con una historia: la historia de un señor que iba a visitar corriendo a su esposa pues se le pasaba la hora de visita y ella ya no lo recordaba. Una persona le dijo que porque iba tan rápido si total esa persona no lo recordaba y que ella no se daría cuenta si no lo veía ese día. El contestó que ella no lo recordaba a él, pero el sí a ella.

Yo no sé tú, pero ese es el amor real, el de verdad, el que todos queremos tener cuando solo le queden pocos capítulos o páginas a la historia de nuestras vida. Este artículo se lo dedico a mis abuelos paternos, de los que aprendo cada día lo qué es el verdadero amor.

 

 Roxana González

Creadora de Terapia Boutique

Psicóloga clínica

Psicóloga clínica Infanto Juvenil

Especialista en psicomotricidad

Terapeuta de pareja y familia

Hipnoterapeuta clínica

Psicóloga Bariátrica

www.Terapiaboutique.com

@terapiaboutique

Dejar un Comentario