Ver Horarios Laborables | Terapia en Inglés
contacto@terapiaboutique.com | (809) 533-5338 |

Escritos

Informaciones, Noticias & Más
19
Nov

Cómo tener una familia unida y feliz

(Recomendaciones puntuales)

En primer lugar, cabe destacar que una familia feliz nunca va a ser como nos las muestran en las películas, rodeadas de un ambiente perfecto y en el que todo sale bien. Lo cierto, es que en toda familia se producen también momentos de flaqueza en los que las cosas pueden no ir viento en popa, pero eso no supone que no sea una familia feliz. Se trata de buscar la forma de que los momentos de felicidad sean más y tengan mayor peso que el resto.

El día a día y los pequeños gestos son aquellos que mejor nos ayudarán a conseguir forjar una relación familiar fuerte en que la felicidad esté más que presente. De esta forma, todos y cada uno de los miembros de la familia deberemos velar porque el resto de la familia se sienta a gusto y esté contento. No solo los padres deben preocuparse por los hijos, sino que estos también deberán prestarles atención, así como a sus hermanos y el resto de parientes.

Será indispensable pues pasar momentos con nuestra familia, compartiendo tiempo y realizando actividades que ayuden a establecer y reforzar los vínculos entre los distintos miembros. Una idea genial puede ser que cada vez sea una persona quien elija qué hacer, para que así todos queden satisfechos. En el caso de los padres, será necesario saber cómo compaginar el trabajo con la familia.

Asimismo, se trata de ser considerado por los demás miembros de la familia y no únicamente pensar en nuestro beneficio y bienestar personal. Por ejemplo, pronunciar palabras como “gracias” y “por favor” es un pequeño gesto que puede complacer mucho a la persona que ha hecho algo por nosotros.

Por otro lado, también será indispensable para tener familia feliz aprender a pedir disculpas cuando sea necesario. Nadie es perfecto, sino que todos nos equivocamos y debemos ser capaces de asumir que hemos hecho alguna cosa mal y pedir perdón.

Y de la misma forma, es necesario saber perdonar y aceptar las disculpas del resto de la familia. Esto será símbolo de confianza y amor, demostrando que a pesar de los errores que el otro haya podido cometer, no dejamos de quererle y confiamos en que no va a volver a ocurrir.

Cumplir las promesas será otro factor que intervendrá en el hecho de establecer fuertes lazos familiares, puesto que a veces las palabras se las lleva el viento, pero los hechos no. Las promesas que uno hace a sus seres queridos son las más delicadas y a la vez las que dejan una huella más profunda. No hagas promesas que sabes que no vas a cumplir, porque pueden lastimar a tus familiares.

Kaly Báez
Psicóloga clínica
Master en el tratamiento de la ansiedad y el estrés
Especialista en el manejo de duelo y pérdidas
Terapia Boutique
www.terapiaboutique.com
809.533.5338
@terapiaboutique

Dejar un Comentario