Ver Horarios Laborables | Terapia en Inglés
contacto@terapiaboutique.com | (809) 533-5338 |

Escritos

Informaciones, Noticias & Más
09
Abr

Tengo un Hijo Autista

El autismo es una condición neurológica y del desarrollo cuyas causas aún se encuentran en investigación. La presencia de alteraciones bioquímicas en el cerebro ligadas al componente hereditario es una de las hipótesis más discutidas actualmente.

La principal característica del autismo es una marcada dificultad para las interacciones de tipo social, seguida por la comunicación verbal y alteraciones en la parte sensorial y conductual.

Primeras señales:

Comienzan a presentarse en la niñez temprana (0 a 3 años) y en su mayoría permanecen durante toda la vida: el poco llanto, ausencia de contacto visual o muy escaso, fijación inapropiada hacia algún objeto en específico, dificultad para mezclarse con otros niños prefiriendo siempre jugar solo, resistencia a los cambios de rutina, presencia de movimientos esteriotipados, aparente insensibilidad o hipersensibilidad ante ciertas texturas, al dolor o al ruido y poca conciencia del peligro, son algunos de los signos de alerta cuando estamos en presencia de esta condición.

 

La llegada del diagnóstico a la familia:

Recibir la noticia de que nuestro hijo/a tiene autismo siempre trae consigo un impacto emocional ya que implica cambios significativos en nuestra vida y la de nuestro hijo/a. Nuestro ritmo de vida, expectativas, sueños y proyectos se pueden ver afectados por un diagnostico que en principio nos puede pintar un futuro incierto como familia, preguntas como: por qué a mí? Por qué a mi hijo? Que hice mal? Fue mi culpa? Fue culpa del médico? O de mi esposo/a?  Podrá salir adelante? Ira a la universidad? Se casara? Que será de el/ella si yo falto? Invaden nuestra mente y nos llevan a pasar desde la negación, ira, culpa, negociación, depresión hasta la aceptación.

 

Una familia…Diferente?

Ante toda la incertidumbre anteriormente descrita es bueno puntualizar que es completamente normal y necesario vivir nuestro duelo de manera sana, ser honesto con sus sentimientos y rodearse de buenos profesionales y expertos en el área que nos ayuden a entender, a manejar el diagnóstico y comunicarlo en su momento a la red cercana del niño/a (Abuelos, hermanos, tíos, etc.) teniendo en cuenta que cada miembro de la familia reaccionara de acuerdo a su edad y personalidad por tanto debemos respetar su ritmo y el nuestro, esto puede convertirse en una hermosa oportunidad para acercarnos, mostrarnos solidaridad, afecto y apoyo mutuo sabiendo que al final de cuentas el tener un miembro autista en la familia no nos hace una familia diferente a las demás, es cierto que algunas cosas deben hacerse de manera distinta, que cambiaran las rutinas, que a veces sentiremos vergüenza por la conducta del niño/a en el centro comercial (esto pasa no solo a padres especiales) pero si nos ponemos a pensar son más las similitudes que las diferencias con el resto de la sociedad, además de que el autismo es una condición cada vez más frecuente y no tiene porque consumir la familia.

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo/a?

  1. Separe lo que el niño significa para usted de la condición que tiene, recuerde que primero es un ser humano y luego autista por lo que exprésele amor todos los días, dígale frases positivas (te amo, tu puedes, confío en ti) aunque muchas veces parezca que no le comprende.
  2. Siempre espere que el desarrolle al máximo sus capacidades, no olvide que por pequeñas que sean las tiene. Identifique sus talentos e inclúyalo en actividades extracurriculares y sea constante, motívele siempre respetando su ritmo.
  3. Su propio bienestar es fundamental para el progreso de su hijo/a, evite ser un/a superhéroe las 24 horas del día. Comparta sus necesidades y sentimientos con su pareja, amigos y tenga espacios de ocios sin sentir ninguna culpa.
  4. Identifique cada día los pequeños logros de su hijo/a, escríbalos y colóquelos en un lugar visible, esto le ayudara en los inevitables momentos en que sienta tristeza o frustración.
  5. Involucre a los hermanos del niño/a en lo que puedan colaborar para su aprendizaje o cuidado, esta relación es fundamental para él/ella y su futuro.
  6. Impúlselo/a para que sea lo más independiente que pueda, evite hacer cosas que él/ella ha demostrado que puede hacer por sí mismo.
  7. Conozca a otras familias en la misma situación, asista a grupos de apoyo e instituciones que trabajen en favor de la causa, inicie una labor altruista, no hay mayor satisfacción que ayudar a otros desde nuestra propia historia.
  8. Haga un listado de las cosas en la que su hijo/a le ayudado a crecer y a mejorar tanto de manera personal y familiar, seguro son muchas…agradézcalas!!!
  9. No se olvide de su pareja y sus otros hijos, ellos también necesitan tiempo de calidad.
  10. No se olvide de VIVIR, realice actividades de ocio y recreación que involucren a toda la familia, no pierda la alegría ni el sentido del humor.
  11. Sea FELIZ, esto no hará que su hijo/a deje de ser autista pero si hará una diferencia en su entorno que durara toda la vida.

 

2016-06-23-PHOTO-00000013

Lic. Zuleyma Rosario, M.A

Psicóloga Clínica, Terapeuta Familiar.

(809) 533-5338

Dejar un Comentario